puidemar sailing

Navegación de Altura: qué es y cómo nos preparamos para ella

03 Ene, 2019

Es posible que sientas una enorme curiosidad por la navegación de altura pero no tengas muy claro en qué consiste. Si nunca la has experimentado es normal que surjan dudas e inquietudes al respecto. Hoy te contamos qué es la navegación de altura y cómo nos preparamos antes de salir a alta mar.

Ya fuese por la necesidad de conseguir alimento o por la curiosidad de explorar lo desconocido, desde la época mesolítica el ser humano y la navegación han ido de la mano. Por supuesto, al equipo de Puidemar Sailing, nos mueve la curiosidad pero sobre todo lo hace la pasión que sentimos por el mar, las velas y la aventura. Encontramos nuestro hábitat mar adentro y hoy queremos contaros en qué consiste la navegación de altura y cómo nos preparamos para llevarla a cabo.

¿En qué consiste?

La navegación de altura sucede desde el primer momento en que perdemos de vista la tierra y nos encontramos en alta mar. La costa deja de ser el punto de referencia y la única manera posible de orientarse son los astros, el horizonte y, desde la irrupción de la tecnología, también los satélites digitales. Lo único que se tiene alrededor en ese momento es el agua salada y el cielo. La sensación de libertad, de contacto con la naturaleza y con uno mismo que se llega a vivir a bordo es inigualable.

Es posible que algunas personas que no han experimentado nunca la navegación a vela puedan sentir miedo o tengan demasiadas dudas antes de zarpar. Es completamente normal, el mar infunde un respeto profundo. En estos casos es conveniente ir poco a poco para conseguir crear una familiaridad con el velero, sus sonidos y sus movimientos; y con la navegación y los ritmos del mar.

Antiguamente las técnicas de navegación no permitían alejarse mar adentro y las travesías se realizaban de cabo a cabo sin perder de vista la tierra. A esta forma de navegar bordeando la costa se le llama desde entonces navegación de cabotaje. A menudo resulta un paso previo excelente para conocer las reacciones de uno mismo sobre la embarcación antes de lanzarse a navegar en mar abierto durante horas e incluso días.

Cómo nos preparamos antes de iniciar una travesía

Ya sea para un crucero de unas pocas horas o porque tengamos planeado pasar semanas en alta mar existe una rutina básica que es muy importante realizar antes de zarpar. Tener el velero a punto y controlar todos los elementos posibles nos proporcionará seguridad y dará menos lugar a la improvisación. Antes de salir a navegar es conveniente repasar el siguiente checklist:

  • Comprobar el tiempo meteorológico de la zona que vayamos a cubrir durante la navegación. Tenemos que estar bien informados al respecto para saber con qué condiciones naturales podemos encontrarnos.
  • Constatar que el nivel de combustible sea adecuado para el tiempo que vamos a pasar navegando.
  • Revisión del motor. Al igual que se hace antes de salir de viaje con el coche, en el velero también es oportuno asegurarse de que todo está funcionando de manera adecuada con el motor.
  • Asegurarse de que la electrónica y las comunicaciones (sonda, gps, teléfono móvil, etc.) funcionan de manera óptima.
  • Importante: revisar la estanqueidad y los sistemas de achique. Esto evitará que el barco haga aguas.
  • Comprobar el nivel de las baterías y el estado de las luces.
  • Revisar la jarcia y las velas.
  • Indicar en las oficinas del puerto el destino, la duración y demás información sobre la travesía.
  • Repasar todos los sistemas de seguridad: chalecos, balsa, bengalas, etc.
  • Comprobar que la cantidad de agua potable y alimentos es adecuada para el tiempo que tenemos programado pasar navegando.
  • Llevar a bordo toda la documentación.

Navegar, sinónimo de salud

El estrés que impone la rutina del trabajo y los problemas cotidianos que van surgiendo durante el día a día pueden resultar a largo plazo muy nocivos para la salud y también para el alma. Por eso es importante aprovechar el tiempo libre y los periodos de vacaciones realizando actividades que nos permitan canalizar toda esa negatividad acumulada hacia el exterior.

La navegación de altura es un remedio perfecto para ello. Una vez que te encuentras a bordo del velero no se puede hacer nada más salvo disfrutar, respirar y desconectar de todos esos elementos que tanta energía nos quitan a diario. Además está el aprendizaje. Durante una travesía se puede aprender mucho a nivel técnico y a nivel personal, por lo que se trata de una experiencia enriquecedora de la que se sale fortalecido.

Ya sea en solitario, con amigos o con la familia, da por hecho que los recuerdos y las vivencias con las que te vas a quedar serán un refugio al que volver mentalmente hasta que repitas la experiencia. Porque si de algo estamos seguros es de que una vez que descubras todo lo que puede ofrecerte la navegación a vela querrás repetir lo antes posible.

Reservar online